lunes, 17 de octubre de 2011

Cómo conservar las plumas.

Repasando algunas entradas antiguas del blog he descubierto diferentes comentarios que a lo largo del tiempo me han ido dejando en muchos post donde mostraba algunas de las plumas que colecciono, pidiéndome consejo sobre cómo las guardo. Así que voy a comentar cómo lo hago yo.

Lo primero es conseguir la pluma. Esto puede ocurrir de diversas formas. Puede que salgas al campo y las encuentres, puede que las vayas recogiendo por zoológicos o colecciones de animales, puede que encuentres a un animal muerto y cojas alguna de sus plumas o puede que sean otras personas que conocen tu afición las que te las regalen. Puede que haya más opciones pero a priori están son las que a mi se me han presentado con mayor frecuencia. Sobre todo cuando se trata de manipular animales muertos habría que tener ciertas precauciones higiénicas puesto que podrían transmitirnos algún tipo de enfermedad.

La mejor época para encontrar plumas se concentra a finales de verano, entre los meses de Agosto y Octubre, dado que es cuando las aves realizan su muda tras la época reproductiva y cuando todavía es posible disponer de alimento abundante para ellas, lo cual minimizará los gastos que requiere el proceso de cambio de plumaje.

Una vez que tienes las plumas, hay que analizar el estado en que están, si vienen sucias o muy deterioradas, es posible que se pueda hacer algo para mejorar su aspecto. El método menos invasivo es limpiarlas en seco con algún cepillo o pincel, siendo muy cuidadosos y siempre respetando que la limpieza se hará desde el raquis (eje central de la pluma) hacia la parte más externa siguiendo la dirección que marquen las barbas. Se puede utilizar agua y jabones pero aquí se corre el riesgo de perder algunos colores de la pluma y de dañar su estructura más, por lo que si la limpieza se puede llevar a cabo en seco no deberíais plantearos ninguna acción más sobre la pluma.

Después se debe proceder a la identificación de la pluma y de la especie. Lo primero es saber qué tipo de pluma es (rémige primaria, rémige secundaria, rectriz, cobertora...) y después tratar de dilucidar la especie. Este trabajo con frecuencia es costoso y a menudo infructuoso porque no se consigue dar con la especie a la que perteneció la pluma. No hay que desesperar, no siempre es fácil y con frecuencia quedarán plumas sin identificar. Hay guías y libros de plumas muy útiles en este sentido. Además preguntar a alguien con más experiencia que nosotros siempre será positivo. Es posible que a medida que vayamos adquiriendo experiencia, una pluma que en un principio manteníamos sin identificar, seamos capaces de saber a qué especie corresponde. A mi me es de gran ayuda esta página web que es una base de fotos de plumas de diferentes especies, os la recomiendo si no la conocéis: Feathers.

Una vez identificada, etiquetarla es fundamental. Ayudará a darle cohesión a la colección y ante todo, aunque olvides los datos específicos de la pluma, siempre estarán apuntados y listos para consultar. En mi caso, en las etiquetas tengo referenciados los siguientes datos: Especie (Nombre en castellano), Especie (Nombre científico), Lugar, Fecha, Recogida por y Observaciones. Por si a alguien le sirve de guía, dejo una imagen de cómo son mis etiquetas:

Etiqueta que utilizo en la colección de plumas.

Después, las plumas las guardo en bolsitas de plástico que venden para los alimentos congelados. Mantienen una buena hermeticidad y permiten una manipulación y una observación de las plumas muy buena. Además son fáciles de encontrar y baratas. Por último, todas estas bolsas ya con su muestra en el interior, las reúno en una caja. Es recomendable guardarlas con algún producto que repela o mate a los insectos, que pueden arruinar la colección de plumas en un tiempo realtivamente corto. En cuánto al orden, mi intención es colocarlas por afinidad de especies, reuniendo las de idéntico orden o familia.

A continuación os muestro también cómo quedaría una de las muestras ya con todo el proceso terminado, limpia, etiquetada y convenientemente guardada en su bolsa, lista para engrosar nuestra creciente colección.

Pluma de Azor común según se encuentra en la colección.

1 comentario:

  1. Hola, estoy muy interesado en comenzar a coleccionar plumas (de hecho ya tengo algunas); quisiera exponerlas en un estante, por lo que me gustaría que me dieras un consejo para conservarlas de esta manera, al aire libre. ¿Existe algún liquido o sustancia que les pueda aplicar para preservar su forma y belleza? Gracias.

    ResponderEliminar